Jesús Creations Producciones

Videos, Homenajes, Resumen del Sevilla FC, rueda de prensa, noticias deportivas, futbol en general

HABLANDO CLARO

Deja un comentario

Vaya por delante que con esta reflexión no pretendo justificar la violencia, ¡Dios me libre!. Lo que quiero analizar son ciertos elementos que se producen en el fútbol y que pueden llevar a crearla sin que seamos conscientes de ello. Esta sociedad, no nos engañemos, genera de por sí mucha dosis de nerviosismo e intransigencia por los constantes agravios a los que estamos sometidos. Estas injusticias y calamidades se instalan en la corteza de nuestro cerebro y nos predisponen en momentos puntuales cuando todo lo tienen a su favor. Siempre se ha dicho que el fútbol es una válvula de escape por donde nos desahogamos de nuestros infortunios y bien es verdad que a lo largo de su existencia así ha sido, lo mismo que eran las luchas de gladiadores en el coliseo en la época romana. La célebre frase “Pan y Circo” nos viene muy bien para ilustrar lo que apunto. Al pueblo se le tenía domesticado con el espectáculo, muchas veces cruel, para que no produjesen alborotos de otro tipo que podrían dar al traste con el poder establecido. Posteriormente fueron los Autos de Fe en la Edad Media, los toros en épocas más recientes y como colofón el fútbol que, al convertirse en el mayor espectáculo del mundo, canaliza de por sí la mucha frustración que la vida conlleva.

 

Dicho esto, conviene entrar de lleno en los elementos que distorsionan el espectáculo y lo abocan a un sinsentido un tanto demencial. Partiendo de esta premisa, ciertos componentes agudizan y agilizan en mayor medida lo que apunto. El primero viene por el hecho de la frustración que vive el ser humano y que le lleva a comportamientos extremos cuando se siente arropado por la masa. No es dueño de sí en muchos momentos en los que se desarrolla un encuentro. Un encuentro que, no lo olvidemos, tiene todos los aditamentos de una batalla. Desde el momento en el que se hablan de contendientes y de cómo se desarrolla un partido, damos por sentado que nos predisponemos a observar un cierto enfrentamiento un tanto bélico que nos mueve nuestras fibras más íntimas. Los jugadores se presentan para acometer las embestidas del contrario. Muchos usan malas artes a la hora de minarles la moral, como insultos y vejaciones para provocarlos. Son ellos mismos los que dicen que “todo queda en el terreno de juego”. Hemos conocidos ciertos jugadores que hasta le escupían a los defensas para hacerse con el balón, y hasta pateaban alocadamente al contrario, y no siempre eran sancionados, bien por pertenecer a un club poderoso o por otro tipo de razonamientos que desconozco. Esto de pertenecer a un club poderoso es otro de los elementos a tener en cuenta, puesto que cuando te enfrentas a ellos lo haces en inferioridad de condiciones. El reparto televisivo tiene mucho que decir a ello y por tanto esta contrariedad predispone a tomar una actitud muy beligerante ante ellos, que transforma al espectador y el encuentro hasta límites insospechados. Otro elemento que provoca es la circunstancia de que el contrario sea alguien que en otro momento hizo mucho daño a los tuyos, al sentimiento que profesa, puesto que tu equipo del alma no es más que un sentimiento que no te gusta ver humillado. El ejemplo del Valencia al que nuestro SEVILLA, FC apeó de la posibilidad de una final en el último suspiro de la semifinal de la Europa League, viene a ilustrar convenientemente lo que apunto. Pero, para concluir hay un elemento que se está imponiendo con mucha trascendencia en la violencia que genera un partido de fútbol y es la ideología con la que ciertos grupos ultras han asumido para identificarse con sus colores. Los últimos acontecimientos que hemos vivido con la desgracia de una muerte un tanto inútil viene a demostrar que cuando las ideas se instalan en el deporte genera una violencia desmedida que va más allá de lo estrictamente deportivo. Ciertos clubes se crearon para rivalizar con el que tenían enfrente. Así lo fue el Real Betis Balompié (ultras de corte extrema-derecha) frente al SEVILLA, FC (ultras de corte extrema-izquierda), Español de Barcelona (como su nombre indica español para rivalizar con el independentismo catalán que asume el FC Barcelona). Y, así podríamos analizar club por club del panorama no sólo nacional sino internacional. Y, lo malo es que estos grupos ultras se unen entre ellos por ideologías y se enfrentan con lamentables resultados.

 

La sociedad ha provocado estas corrientes poderosas, al igual que ha generado otras en otros ámbitos de la vida diaria, que provocan disturbios y enfrentamientos en un deporte que fue puesto en escena, no se nos olvide, a la vez que para entretenernos, desahogar la mucha frustración que anida en nuestro interior. Por ello, pretender eliminar los insultos y vejaciones de los terrenos de juego es un tanto infructuoso y ridículo a la vez que hipócrita, pues como muy bien dice Luis Enrique, se quedarían vacíos los estadios. Porque la enfermedad que genera todo ello, radica en los cimientos de la sociedad. Como dijo Freud: “El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra fue el fundador de la civilización”.

 

Fco. Borrego

 

MURAL3

Autor: jesuscreations

Edición de Video Profesional Dedicado al Sevilla Fútbol Club

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s