Jesús Creations Producciones

Videos, Homenajes, Resumen del Sevilla FC, rueda de prensa, noticias deportivas, futbol en general

YA ESTAMOS PENSANDO EN EL PUTO DERBI (III)

Deja un comentario

Escriben con satisfacción ciertos “próceres” del periodismo deportivo por la llegada de un nuevo y novedoso derbi en Europa de los equipos sevillanos, tildándonos a cuántos no los queremos de fanáticos, acomplejados e idiotas ante la oportunidad de convertirnos por momentos en el centro neurálgico del fútbol europeo. Me temo decirles cuán equivocados están, porque más allá de Madrid o Barcelona, de Manchester o de Bayern, de Chersea o Juventus, de Paris St. Germain o Borussia, de Milan o Arsenal, por poner ejemplos ilustrativos, no hay nada… ¡NADA!, a no ser que se busque aportarle más dinero a la UEFA y mayor caché a la Europa League con un enfrentamiento doméstico participando uno de los GRANDES DE LA COMPETICIÓN (tres títulos lo avalan, no se nos olvide que la memoria es frágil… cuando nos interesa). Pero hay mucho más a la hora de verter una opinión contraria a la de ellos, pues olvidamos que hay que tener muy presente la idiosincrasia de cada entidad y saber que mientras en el SEVILLA, FC desde sus comienzos allá por 1.890 se buscó preparar y acondicionar los cimientos de un club de fútbol para que rivalizara con cuantos se encontraban igualmente en sus orígenes y posteriormente se irían consolidando, unos en mayor y otros en menor medida, la otra entidad nació (no se sabe cuándo a ciencia cierta) para contrarrestar el poderío y la grandeza que iba alcanzando la decana y que, posteriormente con su fusión en 1914 buscó desesperadamente afianzar tan grande reto. Partiendo de esta consideración que hay que tener muy en cuenta, las dos entidades se diferenciaron a lo largo de su trayectoria histórica, que no voy a reseñar porque se haría interminable pero sí decir que, mientras la una se consolidó entre los grandes de España, la otra fue sobreviviendo a penurias y calamidades sorprendentemente rescatada una y otra vez por personajes cercanos a los poderes institucionales; mientras la SEVILLISTA iba codeándose con los Athletic de Bilbao, Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia y otros de parecido potencial, la de la carretera de Cádiz sucumbía una y otra vez en inferiores categorías a la espera de la mano amiga que la rescatara y la hiciera renacer de sus patéticas cenizas.

Dicho esto, apuntar que cuando el SEVILLA FÚTBOL CLUB perdió su orientación principal fue cuando las penurias económicas se agravaron por la construcción del estadio RAMÓN SÁNCHEZ PIZJUÁN y es en esas posteriores décadas donde los derbis marcaron cierta importancia en el devenir de las dos entidades. Fue en tales momentos cuando, al perder su condición original, el decano cayó en un absurdo localismo que le frustró sus esperanzas de continuar en la lucha por pertenecer a la élite de los clubes grandes de España a los que años antes igualaba en poderío y grandeza, futbolísticamente hablando claro está. Fue en estos años donde se consolidó el derbi de los derbis, y desde donde se proyectó una imagen de la ciudad muy contraria a lo universal que fue. Los derbis reflejaron y afianzaron lo chabacano, lo rancio, lo mediocre, y todo lo negativo que este comportamiento conlleva fue utilizado de una manera un tanto sibilina desde ciertos puntos de España para regodeo y mofa, en definitiva fuimos el hazmerreír de cuántos nos veían desde posicionamientos, según ellos, más serios y recatados, abominando con cierto desprecio de lo que contemplaban. Fue cuando desgraciadamente también fuimos portada durante esos años por enfrentamientos entre hermanos, por comportamientos brutales en los estadios que costaron sus cierres, fruto todo ello de la inquina constante que cada uno acumulaba y que habíamos sembrado por envidia y afán de revanchismo.

Pero el GRANDE, el DECANO, supo resarcirse de tales tropelías y alcanzó cotas que se creían olvidadas y fue MÁS GRANDE, si cabe, consiguió pasear su orgullo y su poder, heridos durante años de calamidades y mediocridad, por todos los rincones de Europa, volviendo a ser el CLUB respetado que antaño fue, y olvidando, ¡como no!, los absurdos localismos que durante décadas le habían lastrado y abocado a ser un club como tantos otros. Hasta hoy, que parece ser que algunos se empeñan en renacer folklóricas etapas porque sienten cierta nostalgia de aquellos tiempos, o bien esconden, como es razonablemente humano, continuar sobreviviendo en la dura tarea de la comunicación deportiva.

No vamos a estas alturas a dignificar lo que es un derbi por mucho que escribamos sobre el particular. Los derbis son lo que son, lo que siempre han sido, el desahogo a toda nuestra frustración acumulada por multitud de razones, el Mister Hyde de una ciudad tremendamente cainista y dual, la demostración palpable de su faceta más sombría y agria, porque cuando llegan, todo lo positivo que albergamos en nuestro interior se eclipsa por los instintos más primarios y sobresale la iniquidad que nuestro ser guarda para la ocasión. ¿Guasa?. No es guasa lo que se desata desproporcionadamente, es inquina que trastoca toda realidad posible y que se desboca en los prolegómenos, durante y después de tales enfrentamientos. Es la imagen tan penosa y bochornosa que damos al exterior lo que me hace abominar de estos encuentros, en los telediarios, en las encuestas interesadamente manipuladas a pie de calle.

No nos engañemos, ni nos engañen, aunque las cosas parezcan desarrollarse de una manera meridianamente controlada, siempre… ¡SIEMPRE! habrá lugar para alguna acción que, por muy aislada que sea, haga encender la mecha y justifique el resaltar nuestras miserias. Ya llueve sobre mojado aunque se intente tamizar con buenas promesas e imágenes de concordia, desgraciadamente lo negativo pesa más que lo positivo, sobre todo cuando solapadamente da la sensación que sobre todo en los medios ajenos a la ciudad se espera este tipo de reacciones negativas para reseñar y certificar que no estamos a la altura de lo que se nos pide. Y no los quiero máxime en estas singulares circunstancias en las que el SEVILLA, FC, el GRANDE, se juega mucho más no por ser mejor, que lo es, sino porque aún tiene que dar la talla en la competición doméstica y debe cumplir los objetivos marcados, mientras el otro el único regusto que puede tener de resarcirse consigo mismo y con sus gentes, es el de acabar la temporada lo más digna posible, es la de pasar la eliminatoria y con ello bajar de categoría orgullosos por certificar el único objetivo que se propusieron al nacer.

POR ESO NO QUIERO UN PUTO DERBI (Y MÁS ÉSTE).

¿ESTÁ CLARO?

Fco. Borrego

Anuncios

Autor: jesuscreations

Edición de Video Profesional Dedicado al Sevilla Fútbol Club

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s