Jesús Creations Producciones

Videos, Homenajes, Resumen del Sevilla FC, rueda de prensa, noticias deportivas, futbol en general

Ni Contigo Ni sin ti…

Deja un comentario

Desde la perspectiva que dan los años, y a buen seguro los más veteranos entenderán lo que voy a exponer y que dará mucho que hablar por lo disparatado que pueda parecer, me atrevo a argumentar sobre un tema un tanto espinoso pero que pudiera estar en la mente y que podría ser, y digo podría porque no me atrevo a asegurarlo fehacientemente, causa-efecto de cierta parte del problema que últimamente arrastra el Sevilla, FC, parte probable de la falta de estímulo que aqueja al equipo y que se está traduciendo en una especie de divorcio entre una gran mayoría de la afición y el actual Consejo de Administración que, no olvidemos nunca esto, salvo algunas cuestiones, tan bien está rigiendo los destinos de la entidad.

Esta bendita ciudad no se concibe sin el dualismo. Toda ella es dual, desde la concepción de Triana y Sevilla, desde la Esperanza Trianera y la Esperanza Macarena, desde Joselito y Belmonte y, cómo no, desde el Sevilla, FC y el Real Bétis Balompié. Todo rezume un dualismo que enfrenta a los ciudadanos y le da la idiosincrasia propia que habita por los entresijos de su memoria colectiva. Y como de fútbol, de sus dos entidades quiero hablar y basándome en la perspectiva que al comienzo dije, quiero empezar argumentando que tal dualismo le da cierto sentido a la actitud del periodismo, que sin posicionarse abiertamente a favor de un equipo u otro quizás por temor a salir estigmatizado y condicionado de por vida, en sus artículos y comentarios subyacen matices que avalan esta idea y que sobre ella fomentan un pique, a veces un tanto excesivo, cuando no malintencionado, que se transmite por los recovecos de la ciudad y que recíprocamente recibe de las tertulias en bares y lugares de trabajo de esta Sevilla un tanto provinciana. Al periodismo le da su razón de ser y por supuesto su identidad y su sustento y es el principal artífice de pretender fomentar cierta igualdad entre ambas entidades, a pesar de que las susodichas siempre hayan estado a años luz la una de la otra. Desarrollando más esta cuestión, la falta de estímulo por la distancia y la realidad de ambas en la actualidad, determinan que mientras la sevillista se encuentre instalada en unas alturas impensables y se haya empachado de gloria, a la misma vez (como diría aquel) ha perdido la referencia de la bética que por estar inmersa en las catacumbas, no puede competir en buena lid y por tanto haya caído bajo un sopor ante esta carencia que, domingo a domingo, transmitía la fuerza imprescindible para mantenerla más intensa y viva y acometer los encuentros con la necesaria garra para sobrevivir a esa otra contienda que a lo largo de cada semana, y en función de los resultados, demandaban primero el periodismo por su interés particular y luego los foros y tertulias de bares y puestos de trabajo. Basta un ejemplo de lo que digo y a un nivel un tanto superior, la rivalidad existente entre los dos colosos de la liga. No es sólo el dinero y el poder lo que les mantienen en la pugna, es la reacción que buena parte del país y la otra sobrellevan en esta disputa que beneficia a la grandeza del fútbol en general y a ellos en particular, cómo no alentada diariamente por los poderosos medios informativos que, por ambos lados, acosan en una lucha constante las inquietas y aguerridas mentes del españolito culé y merengue.

Esto de lo que nadie se ha atrevido a hablar, a lo mejor por un cierto temor al ridículo y a la mofa por no saber plantearlo como es debido, creo a mi modesto entender, es donde radica cierta parte de nuestro problema. Para algunos dirán que la idea es descabellada y que lo que nos faltaba ya es volver a los tiempos en los que ambos clubes estaban un tanto parejos en la clasificación, y que se traducía en un pique excesivo que provocaba altercados y movidas peligrosas que se transmitían a todo el país como prototipo de barbarie, pero la realidad es que somos la dos caras de la misma moneda y hasta que no entendamos aquello de “ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio”, no empezaremos a comprender el castigo que se nos ha impuesto por pertenecer a una ciudad cuya idiosincrasia radica en un dualismo feroz que se transmite de generación en generación, que para más inri hasta se intensifica en el interior de sus hogares, condicionando el alma de sus habitantes y cuya única y posible penitencia es comprenderlo, asumirlo y sobrellevarlo como seres civilizados, que es lo mismo que decir como mejor se pueda. ¡Y eso que a quien os escribe le resulta una penitencia un tanto excesiva!.

Fco. Borrego

Anuncios

Autor: jesuscreations

Edición de Video Profesional Dedicado al Sevilla Fútbol Club

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s